Ruta de Serrablo

El empinado camino a la Ermita de Susin nos recompensará con una fantástica vista de las altas cumbres de los Pirineos.

Alrededor de Sabiñánigo, centro del Alto Gállego, se encuentran las iglesias y capillas de la Ruta del Serrablo. Aquí, en el corazón histórico de Aragón, casi cada pueblo tiene una iglesia prerrománica o una capilla del siglo X o XI. Por su significado histórico-cultural se las nombró en 1982 Monumento Histórico Nacional. A menudo conforman todavía hoy el centro neurálgico de estos pequeños pueblos y caseríos en la zona de Sabiñánigo, aunque también se encuentran construcciones medievales en las afueras de las poblaciones, en cambios o claros de bosques. Se accede a ellas mejor andando por los innumerables caminos de este bello paraje.

Uno de las rutas de excursión más bonitas es el camino a la Capilla de Santa Orosia, pasando por cascadas y riachuelos.

EN LA TIERRA DE LOS CASTILLOS EN LAS ROCAS

Qué sería Aragón sin sus castillos? Y del mismo modo la región de Los Monegros, rico en castillos, fortalezas y burgos medievales. Cada ciudad por más pequeña, cada pueblo y cada aldea tiene su „calle del castillo“ o una „plaza del castillo“ y los carteles a la entrada de las poblaciones indican que existe un castillo digno de visitar. Sin embargo, tan sólo en algunas de las poblaciones el viajero encuentra una ruina de castillo o fortaleza. A menudo sólo restos de muros integrados en las rocas, ruinas de arcos de entrada o restos de escaleras de piedra  indican que allí hubo hace mucho tiempo una construcción para defender de enemigos  a los habitantes de los alrededores.

Aun así, la vista de las escarpadas colinas y montes de piedra sobre las que se anclaban estas fortificaciones, compensan la pequeña decepción del viajero de no encontrar magníficos y bien conservados castillos cristianas o fortalezas árabes. La mirada alcanza muy lejos por las llanuras circundantes, con caseríos artísticamente situados, las cadenas montañosas en el horizonte y el pueblo con la vieja iglesia descansando a los pies.

Del antiguo castillo en Usón sólo se conservan los cimientos

Con un poco de fantasía se percibe aquí el espíritu de tiempos muy lejanos, cuando en estas tierras habitaban pueblos íberos, púnicos, romanos, visigodos y más tarde los árabes y los cristianos luchaban por el dominio de la región. De sus castillos y fortalezas ya sólo quedan pocos restos pero su recuerdo vive hasta hoy en los pueblos.