Zaragoza – la Caesaraugusta romana

La historia de la época romana siempre me ha fascinado. La península ibérica ha tenido un papel primordial en muchos momentos de esa historia – desde aquí Aníbal comenzó su increíble cruzada a Italia, aquí lucharon las legiones de Cesar y Pompeyo en la guerra civil romana, aquí nacieron los emperadores romanos Adriano y Trajano y el famoso escritor y filósofo Séneca, el mentor del emperador Nero.

Aunque Zaragoza, la antigua Caesaraugusta, nunca alcanzó la importancia de Tarraco o Corduba, las dos capitales de las provincias Hispania Ulterior y Hispania Citerior, siempre que visito esta fascinante ciudad me alegro de introducirme otra vez en su pasado romano – el inicio de una historia de más de 2000 años de antigüedad.

La fundación de Caesaraugusta

Al fin (desde el punto de vista romano, claro) en el siglo 16 a.C el militar romano Marco Vipsanio Agrippa pudo informar a su emperador Augusto del éxito de la invasión de la península ibérica entera. Los cántabros habían sido derrotados en el año 18 a.C tras larga guerra y ahora los legados habían conseguido someter los últimos focos de resistencia en Galicia y Asturias.

Estatua de Augustus

Estatua de Augusto

Para Augusto había llegado pues el momento de asegurar la dominación con la romanización de la nueva provincia, tan rica en recursos naturales. Cuanto antes se fuese introduciendo en la población el modo de vida romano, más estable sería la dominación en esas tierras.

Así, el emperador viajó en los años 15-14 a.C a la península ibérica y fundó varias colonias y ciudades, concediendo tierras a los veteranos jubilados de las legiones que habían luchado allí.

Así nacieron Bracara Augusta (Braga) y Lucus Augusti (Lugo) en Galicia, Asturica Augusta (Astorga) en Asturias y Iuliobriga (cerca de Reinosa) en Cantabria.

La colonia Caesaraugusta fue fundada oficialmente en el 14 a.C seguramente coincidiendo con el 50 cumpleaños del emperador, un 23 de septiembre. Aunque se hayan hallado restos de construcciones romanas, como la estructura de un pórtico, un pequeño templo y un mercado datados de época anterior, 40 a 30 a.C, se cuenta el 14 a.C como fecha de comienzo de la historia de la ciudad.

Aquí se establecieron muchos veteranos de la X legión (Gemina), de la VI legión (Victrix) y la IV legión (Macedonia), ampliándose la ciudad considerablemente. Se construyó un pórtico con un columnado doble y el templo se amplió, se construyeron además una curia, un foro y muchas tiendas y talleres para la creciente población.

Los legionarios de la legión Macedonia construyeron la presa de Muel para asegurar el abastecimiento de agua de la ciudad y en los años 8-7 a.C construyeron una carretera que unía Zaragoza con la Vía Augusta.

El teatro romano

Caesaraugusta se convirtió en una de las capitales de las siete nuevas administraciones creadas por Augusto en la provincia Hispania Citeroir (Tarraconensis) y, acorde a su importancia se planificó ya en esa época la construcción de un gran teatro. Su construcción sin embargo no comenzó hasta el reinado de Tiberio (14-37 d.C) y se terminó por fin bajo el reinado de Claudio (41-54 dC).

Teatro romano de Caesaraugusta

Teatro romano de Caesaraugusta

Fue uno de los mayores teatros de la península ibérica; el diámetro de las gradas del público superaba los 100 metros y cabían 6000 personas. Sus muros y gradas eran de alabastro. Durante trescientos años el teatro fue centro cultural de la fastuosa ciudad romana de Caesaraugusta. Hasta que durante la crisis del imperio romano del siglo III, cuando tropas bárbaras invadieron la península, primó la defensa de la ciudad ante el esparcimiento y la diversión, desmontándose el teatro para construir una muralla con sus grandes bloques de piedra para proteger a sus habitantes de saqueos y ataques.

Y así desapareció el antes imponente teatro de la ciudad hasta que su antigua ubicación exacta cayó en el olvido.

Casi 2000 años tras su construcción, la casualidad quiso que sus ruinas salieran a la luz. Este descubrimiento sensacional comenzó cuando el „Patio de la Infanta“ regresó a su lugar de origen, Zaragoza. El palacete de estilo renancentista aragonés había sido construido en 1550 por el rico comerciante y banquero de origen judío Gabriel Zaporta en su palacio cosmopolita. En el año 1902 el anticuario francés Friedrich Schulz compró su patio por el importe de 17000 pesetas y lo transportó a su casa de París, hasta que Ibercaja lo volvió a adquirir por 3 millones de pesetas en 1958.

Cuando en 1974 se quiso iniciar la reconstrucción de la casa del rico mercader, para volver a colocar los elementos del patio en su ubicación original, aparecieron los restos del antiguo teatro romano.

Así, en lugar de un palacio, se construyó un techo enorme de cristal para proteger las ruinas del teatro y el Patio de la Infanta halló otra ubicación en la central de la entidad financiera Ibercaja en Zaragoza, donde puede visitarse actualmente.

Las murallas romanas

Todavía hoy se puede imaginar el efecto imponente que debían causar en su época las murallas de Zaragoza. Tras ellas los habitantes de la ciudad podían sentirse seguros y los enemigos debían reconocer que sería tarea difícil conquistar la ciudad. Las ruinas actuales de estas murallas tienen su origen en la segunda mitad del siglo III d.C, cuando por primera vez en generaciones, los enemigos del imperio romano amenazaron su territorio, atraídos por su enorme riqueza.

Murallas romanas de Caesaraugusta

Murallas de Caesaraugusta

Las murallas formaban un cuadrado de 900 por 540 metros y encerraban un área de 44 hectáreas. Medían hasta 7 metros en su parte más elevada y cada 120 m había un torreón de vigilancia de 13 m y 8 m de diámetro.

Existían cuatro puertas por las que se accedía a la ciudad, conformando el final de los dos ejes principales que cruzaban la ciudad, el cardo (de norte a sur) y el decumano (de este a oeste).

La puerta Norte (Puerta del Puente) se decoró en 1493 con un ángel de alabastro de Gil Morlanes y se llamó Puerta del Angel a partir de entonces. Fue destruida durante los sitios de Zaragoza en 1808-1809. En 1860 se reconstruyó y en 1867 fue derribada definitivamente.

La puerta Este estaba junto a la iglesia de Santa María Magdalena y se llamó „de Valencia“ en la época medieval. La puerta Oeste estaba al final de la calle Manifestación y se conocía como „de Toledo“. La puerta Sur se hallaba un poco más al oeste de la Puerta Cinegia, la entrada al famoso „Tubo“, utilizándose desde la época musulmana.

Algunos arqueólogos sostienen la tesis que la ciudad construida sobresalía del perímetro de las murallas. Sobre todo en los barrios de Tenerías y San Agustín se han encontrado restos de pavimentos y canalización de la época de Augusto, concluyéndose que allí había habido palacetes con agua corriente, termas y jardines. Caesaragusuta fue muy rica y sus habitantes de clases privilegiadas disfrutaban de todos los avances tecnológicos alcanzados por la civilización romana.

Aunque la imagen actual de Zaragoza no recuerde mucho a esta fastuosa ciudad romana, cuando paseo por la Ruta de la Caesaraugusta romana, quedo siempre fascinado. Los fantásticos museos de la época romana de la ciudad, que reproducen la vida y la imagen de la ciudad romana, son obligatorios para todo aquel que se interese por la historia de la ciudad.

Seguro que los lectores de nuestra guía „El encanto de Zaragoza“ se apasionarán del mismo modo por la historia de la ciudad de Zaragoza y nos sentiríamos muy orgullosos de que con ayuda de la guía puedan conocer mejor esta gran ciudad.

 

Nuestra literatura de viaje:

 

„El encanto de Zaragoza – la ciudad inmortal“ (publicada el 7 de julio de 2013)

 

https://itunes.apple.com/es/book/el-encanto-de-zaragoza/id669501976?l=en&mt=11